Wandering.

Me encantaba la vida a tu lado, de verdad.

Me gustaba la seguridad de tu mano, de tus abrazos, de tu voz.

Me gustaban tus llamadas y visitas, aun cuando yo no te quería ver, recuerdo que venias, y te parabas por el portal, y yo sabía que estabas ahí, lo sabía, entonces salía, y todo se arreglaba.

Todas esas veces que discutíamos por tonteras, y yo avanzaba por el camino, tu siempre me seguías, ¡carajo, sí que era engreída!

Pero fue un 21 de noviembre que no apareciste más en el portal, lo dejaste de hacer…

Y yo pasaba y repasa por el comedor, mirando de reojo por la ventana, a ver si estabas ahí. Dejaste de aparecer, dejaste de llamar y de venir.

Te llevaste lo más lindo que pude dar, que puedo dar…

Te llevaste la mejor parte de mí… Bueno, lo cierto es que no te llevaste nada, porque no creo que te importara mantener algo de mí. Dejémoslo en que deje que lo mejor de mí se fuera detrás de ti y se perdiera por el camino…

Hace días fue muy triste. Mi mente viajo años atrás, y fue muy triste.

Ver los recuerdos con el corazón como lo tengo, aclara mucho los panoramas, y por eso fue triste.

Tengo una pena muy profunda acumulada. No por ti, ni por lo que fue, sino por mí. Y me digo, debe ser hermoso tener alguien que sienta así por mí… debe ser increíble…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s