Te extraño siempre mucho.

 

Estoy tomando un café frio y viejo, y ya no es gracioso.

Estoy sacando a pedazos mi piel, y ya no duele tanto.

Repito una y otra vez la misma canción,

No alcanzo el “Stop”.

Estoy aquí, tirada en el suelo, ¿me ves?

A veces me gusta creer que estas en esta habitación,

Entre este aire viejo y lleno de polvo.

Pero luego me invade una extraña sensación,

Siento que estás ahí, colgando de mi placar

Y la madera cruje como tus vertebras.

Y no me puedo mover,

Te veo de reojo, como un vaivén.

Y solo cierro los ojos, debes desaparecer.

Me pongo de pie y unas gotas en la boca.

Me siento en la silla que te diseñé.

Te tengo tanto miedo, pero a la vez desearía que estuvieras acá.

Desearía que me acuestes en tu regazo y empezaras a tararear…

Dap, dirirap dap, darap dap…

Que mis ojos se cerraran poco a poco.

Y entre sueños sentir tu barba descuidada, tus dedos por mi espalda.

Me haces tanta falta…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s