Sorderas que duelen.

¿Recuerdas a esa persona a la que decidiste no escuchar?

Si te hubieras detenido a pensar un poco el papel de hijo de puta que te jugaste, te hubieras dado cuenta.

Esa persona a la que elegiste no escuchar, te eligió a ti para contarte algo, para abrirte su mente, su corazón, y se trago el orgullo hablándote de cosas que probablemente le daban vergüenza o miedo decírselas a alguien mas. Alguien que desnudó su alma frente a ti, y que probablemente no lo vuelva a hacer con nadie mas en tal intensidad.

Y sin embargo tu elegiste tener la mente ocupada en algo mas. En ti. Porque eras ese tío egoísta que esperaba apoyo y consuelo, pero no eras capaz de fumarte la vida de la persona que si soportaba toda tu tontería.

Esa persona a quien en su momento preferiste no escuchar.  Esa, a la que hoy probablemente ya no escuches mas…

No llores entonces, su ausencia; si cuando estuvo ahí, preferiste darle vueltas a tus ideas, mientras ella te iba abriendo su corazón.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s