Nunca estuvo de más decirte un “te quiero” más.

Nuevo orden en la habitación.
Esta vez puse el espejo bajo los pies, a lado de la puerta y el velador. Con esa lamparita de luz ténue.
Las grullas de papel quedaron a la mitad de todo, de forma tal que a tu regreso, tus cabellos se enreden, y te quedes aquí para siempre.
El reloj, sigue sobre la cabecera, de suerte tal que por las noches no me desvele.
La ventana está a lado, debe ser la tercera vez que estornudo…
Todo esta tan orden-desordenado.
Todo se ve diferente.
Mi habitación se ha convertido en un repositorio de amores olvidados, fotos, peluches, cuadros… todos, todos ensangrentados.
Aún hay dos sillas, ¿sabés? Esa que siempre te gustó y que mandé a hacer. Esa color mostaza. Y la negra, bueno, como mi alma, ¿no?
Mi atrapa sueños está envejeciendo… ahora tiene un rosado pastel en lugar de rojo intenso… parece tener vida, y como tal, cambiar con el paso del tiempo.
Hace frio aquí.
¡Qué silencio a medias para agradable! . Con el vozarrón de Mercedes Sosa cantando al sol como una cigarra.
Siento esperar otro nuevo cambio… cambios, cambios.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s