Nunca he visto tanto amor reunido en tan poco espacio.

Pero para vivir en Mallorca necesitábamos un palacio, y cantidad de dinero nivel que la gente envidiosa murmure las-mejores-cosas-son-gratis o algo por el estilo cada vez que pasáramos por la esquina. O sea que hablamos de unas 1 000 000 veces la cantidad de ahorros que tenemos ahora, creyendo la patética hipótesis que la casa-palacio sea “pequeña”, tipo de 1000 m2. Y no menos, porque una de la veces que estuve perdida por Mallorca, me di cuenta que ahí las cuadras no existen, y más bien al pedir indicaciones te dicen que por favor espere mejor un taxi, que ya lo llaman de la casa del patrón, porque este barrio es muy fino, y una mujer tirada deshidratada por ahí da mal aspecto, y una termina esperando en la sala de visitas de la zona de servicio. En fin que se necesitaba plata.

         
Bueno, entonces me voy a Menorca, a vivir en un
piso sala-cocina-estudio, dormitorio y baño con bombín.

         
En ese caso, mejor se quedan a vivir aquí, donde al menos los vecinos saben que son alguien en la vida, porque un título cuelga en la pared.

         
¿Insinúas que toda mi puta juventud me la pase trabajando para vivir aquí? Que porquería de sistema económico.

Pues, más o menos estaba jodida y con gripe, además, lo cual era como siempre terrible debido a mi dramatismo-broadwayriano. Jo-di-da, me repetía camino a mi triste piso de dos habitaciones y tres baños que me acababan de dar de herencia. Maldita vista que tenía el desgraciado, todo el puto día mirando el cerro de Valenzuela.

Y, ¿cómo querías que te viera ese día? ¡Con que cara! Para decirte – No corazón, lo que pasa es que la mansioncita es un poco difícil de mantener y lo otro es un extremo. Era en serio, la sala-cocina-estudio no sería tan complicada de limpiar, pero tendría que botar mis papeles del tablero cada vez que nos ocurriera ponernos románticos a cocinar chaufa. Y eso ya sucedía casi inter diario aquí, y con la calor de Mallorca y los estragos de buen clima en Menorca, terminaríamos necesitando una habitación mas, o al menos donde poner una cuna en menos de 10 meses. Y, ¿cómo te explico?

Por eso me fui. No me busques, que seguro retorno algún día con una buena idea de cómo mantenernos unidos aquí, en Mallorca, Menorca, Equinorca y demás. No tardo, y si no lo hago, y si nunca llego y no aparecí en los diarios, pues, mi vida, a lo mejor no es tan mala idea la de tu madre, ¿por qué no empezamos a ver a otras personas?

Tu sala-cocina-estudio

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s