No eres tú, soy yo…

misty morning with flying bird

Porque siempre me pedias que pase la noche contigo, a pesar de que al día siguiente despertaras con dolor de garganta, tiritando, sin almohada y casi cayendo de la cama…

A veces te observaba y te daba un pequeño empujón, casi una patada para que despertaras, y aunque más de una vez terminaste en el suelo, aun te levantabas y me abrazabas.

Y me encantabas, porque apenas salía de la cama, te despertabas, ponías a pasar café y cuando me sentaba en la mesa me traías pan tostado con mermelada y un cálido beso sobre mi frente mojada…

Me acompañabas hasta el hall, donde te quedabas mientras me alejaba.

Te adoraba, cuando llegabas tarde y me encontrabas con ese conejo de juguete, lo hacías a un lado y lo arropabas, solo para que al día siguiente yo lo encontrara así.

Y a historia se repetía día tras día…

Hasta aquella mañana que amanecí en tus brazos, me sujetabas fuerte, no caíste de la cama, más si el conejo, no hubo café fresco ni tostada con mermelada, mucho menos la mirada de despedida mientras me alejaba…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s