I quit.

[…]

Lo que más dolió fue que, a pesar de que eras plenamente consciente de ello, no te importara estar más en mi vida después de todo. ¿Por qué hoy me tendría a mí que importar algo, entonces? Dejémonos de máscaras, tú quieres saber de mí por tu propia tranquilidad, porque el asesino siempre regresa a la escena del crimen. Y ¿yo? Yo sólo escucho la voz de mi dignidad.

[…]

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s