Desde el olvido.

Te recuerdo siempre muy poco, puede que incluso existan días en los que ya no recuerdo ni tu voz, ni tu olor, y ya no duele.

“Es habitual la creencia de que un hombre sufre porque la persona a quien amaba muere un día. Pero su verdadero sufrimiento es menos fútil: es advertir que tampoco la pena dura. Hasta el dolor carece de sentido. Ya ves, no tenía excusas; ni siquiera la sombra de un amor, ni la amargura de la melancolía. No tengo coartada. Pero hoy soy más libre que hace años, libre del recuerdo y de la ilusión.”

Aquel miedo que empapaba mis huesos, aquel miedo al olvido, al desamor, a la indiferencia. Aquel lado, hasta entonces, irreconocible en mi…

Aparezcas o no, me hables o no, me mires o no, me pienses o no… Es pronto y es extraño, pero si el amor no expira… Entonces hablemos con la realidad:

“No seas tu hoy quien se acerque mas… no seas tu hoy, ni en ningún lugar… Y no regreses mas, por que entonces, irremediablemente, seria yo quien destroce tu corazón”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s