Yo todo lo que tengo, que es nada, se lo di.

Esperaba sentada un 28, un saludo que nunca llegaba. Eran 7 los años que desde nunca me importo llegaron a ser mi prioridad. Todo aquel gran amor en que, enajenada de mi ser, amaba con todo a aquel tonto caminante.

Recuerdo que hablamos mucho, mas de la cuenta, antes de sentir que el amor lo podía todo, salvo, como en esta ocasión, tratar de ser correspondido.

Y seguía esperando, mientras tocaban las 10, las 11, luego de su misa y muchas sonrisas, esperaba, y probablemente hubiera esperado incluso el día siguiente. Sin llegar a entender que el 6 es una fecha mas, y en efecto, el 28 también lo paso a ser.

Después de hablar y hablar, estas cosas banales no importaban mas, estaba a lado de aquel por quien el amor era mucho mas grande que el propio. Pero entonces, por que a caso lo pensaba, ni siquiera debería, era claro que nos amábamos, o al menos esa fue la imagen que trate de tener.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s