B.S. “con Z”

Un día decidí no verte más y no compartir contigo la dulzura de vivir, y aun me pregunto si de casualidad hice lo correcto.

Formaste parte de mi vida y de aquellos momentos de felicidad entre cafés y alta mar, fuiste parte de mi estrés, de mi desesperación y de mis pies. Tu hombro aquel para poder soportar entre tangos todo el resto de los años por llevar.

Y sabias mas de mi por diablo, y sabias mas de mi porque ya lo habías pasado, y sabias mas de mi porque me podías leer, cada gesto, cada palabra y cada tono de voz, casi como formando un manual para amarme mejor.

Existe algo en ti que podría llamar, día a día para disfrutar, cada minuto, cada canción a tu lado sin tu mirar. Eras como aquel sonido del bandoneón, con cada caricia destrozabas mi corazón.

Te recuerdo frente a mí, con tu sonrisa tan especial, aquella vez que aun podíamos navegar pasando por Hawái y Miramar. Y podía soñar, podía despegar los pies y volar, y eso tan cercano a un gorrión, a tu lado, lo podía presenciar. Y no envidiaba mas a aquellos pequeños seres volando al mas allá, sin dinero, sin maletas sin pasaporte, sin lugar, tan solo peregrinos del azar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s