Mon très cher.

Las diferencias entre el cielo y la tierra son lo que en la tierra se llama, muy acertadamente, por una vez, el cielo y la tierra. Y así, los años se cuentan en santidades y sentimentalidades, pero sin transcurso de tiempo. Por supuesto. Así, también, se tiene antigüedad sin antigüedad, según la fecha y hora de llegada, sin calendario ni relojes, del santo o sentimental, al cielo. Pero en el cielo no existe la jubilación. A quien se le ocurriría. No existe tampoco diferencia social alguna, a quien se le ocurriría, entre santos y sentimentales, pues Dios le atribuye las virtudes de estos a aquellos y viceversa, aunque tampoco existe la palabra viceversa, pues no habiendo diferencias no tienen por qué existir semejanzas o equivalencias… En fin, el cielo y la tierra, y por consiguiente algo totalmente inexplicable para quien no lo haya vivido, aunque esta palabra tampoco existe. Ya ven…

A.B.E. – El hombre que hablaba de Octavia de Cadiz.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s