If we don’t leave this town…

 

Advertisements

Desde nunca, hasta siempre.

Para mi es más triste aún, porque sé que no es el temporal. Esto no es una tormenta, luego no habrá sol. Y es triste porque lo sé, porque no habrá más por decir ni por hacer. Porque no hay donde más escribir. Y era tan triste ya, pero es la verdad.

Esas últimas palabras no fueron suficientes, aún tenía mucho que decir, tanto, tanto, que ya lo olvidé. Y es que las despedidas, todas, deberían ser memorables. Aquellos sellos que perpetúan el momento, el instante y el sentimiento. Un simple “hasta siempre, corazón” hubiera bastado, aunque no fueras mi corazón.

Para mí siempre será más triste, y es que no existe un lugar donde me pueda aproximar a ti, y es que no existe otra manera ya…

Tu ausencia.

Hay días grises, como hoy, como tus ojos…

Como tu ausencia.

 

Soñé que tapabas mi alma con un manto frio

Y te quedabas ahí, sentado.

 

Anhelo tanto tu regreso. Te pienso…

Y un hormigueo me dice que no, no volverás.

 

Me enferma saber la respuesta

Hay cosas que es mejor no saber,

Porque te calan y calan el alma.

Pero es tarde.

 

He botado tus cenizas lejos de mí

Pero vuelves y vuelves

Como una lanza

Vuelves.

Y no eres tú.

No es tu sonrisa

No son tus manos

No son tus ojos…

Un recuerdo, no eres tú.

Acuerdos.

Bueno, quedemos en algo. O nos empezamos a ver a propósito, una fecha específica. O de una vez dividimos la ciudad en territorios y salvo emergencias, cruzamos fronteras.

Porque no, no puede seguir siendo casualidad. No me gustan las casualidades, porque suenan a sorpresa…

Y que si un día, ¡oh, sorpresa! y yo estoy hecha un desorden, sin maquillaje y en pijama.

No me gustan las sorpresas, no.

Deja que me arregle si quiera un poco. A lo mejor así te convenzo, no de que vuelvas, si no de que no distorsiones mi recuerdo…

Te vi.

Te vi en la tarde, y aun no me regresa el alma.

Fue como ver un fantasma de mi pasado,

Un fantasma bonito, guapo,

De ojos bonitos, pero serio, serio.

Con esa mirada seria, seria, levantando la cabeza para verme de reojo

Y yo que te suelto una sonrisa como si me zurrara en toda nuestra historia…

Y fue en la tarde, y aun, te sigo pensando.

Me has removido la realidad con una mirada,

Me has caído como un tumbo.

Y me he encontrado diciendo “¿que no daría porque me escribiera de nuevo?”,

Que no daría por saber de ti…

Pero no, y tal vez es mejor,

Así te dejo de idealizar, así te retiro de esa estampilla de mil…

Como echas al carajo todo,

y como ni siquiera te importa.

Tengo que decirlo, entre los dos, ganaste tú.

Pause

[… Y voy llegando a esos puertos de donde alguna vez zarpe huyendo….

Y no se dan cuenta, que ni siquiera yo sé lo que pasa

Recibimos una dosis fuerte de cualquier cosa y nos hundimos.
Es como si por un momento pudiéramos separarnos, 
y sí, estoy aquí parada pero no sé donde estoy…
Y no es simple, en lo absoluto…
No puedo simplemente irme y ya, por qué no sé ni a donde podría ir
Estar atrapada en un mundo de pensamientos viendo la vida pasar…
¡algo está mal!
 
Podría gritar, podría llorar pero…
de todas maneras
¿Quién me está escuchando?
Es todo tan incierto,
esta todo tan jodido que no llego a comprender que sucede…
Cada vez siento que este no es mi lugar,
que me voy alejando,
que sin moverme me estoy alejando y
¡ni siquiera sé de donde me alejo!..
Y por  momentos aparece ese olor, 
ese aroma a ajeno que me recuerda que no pertenezco a este lugar… 
¿Cuál es mi hogar?
Estamos dejándonos sostener por cosas que tienen los días contados, 
¿Y después? ¿Qué haré después?
¡No tenía un plan para esto!..
Me lance a la piscina y ¡no sé nadar!
Mil ideas pasan por mí,
tengo que correr pero no se a donde correr,
ni siquiera tengo un lugar donde echarme a descansar…
necesito dormir,
tan solo necesito sentir que al menos mi tiempo me pertenece…
pero ¿Qué pasa?.
¿Qué es todo esto?..
No debería ser así,
me estoy hundiendo y no hay fondo…
Por momentos recuerdo que “el tiempo ya todo lo dirá”…
pero no te controlo,
te me vas de las manos como agua…
pasa y pasa todo pero cada vez termino en lo mismo…
¿donde estoy? ¿Qué hice mal? ¿No debería ser de otra forma?
¿No debería estar en otro lugar?
¿Esto es lo que me espera?
¿Terminar yendo una vez más y darme cuenta que tampoco es mi lugar?
¿Qué sucede?
¿Es que debo tan solo entrar en la carrera sin importar lo que pueda sentir o pensar de verdad?
Y sin embargo, ¿¡Ni siquiera sé a donde ir ni qué camino seguir!?
Estoy perdida…
he seguido avanzando creyendo estar en el camino correcto y hoy que me detengo…
estoy tan perdida…]
 
Extracto – “Lo que dirá mi cuaderno azul”